A tu lado. Con tus niños. / ACCESO ESPAI

Hijos, pareja, familia, trabajo…¿De dónde sacamos el tiempo? Nos lo explica un padre de Cangurs de Guàrdia.

Comment are off

No hace falta darle demasiadas vueltas, hables con quien hables, amigos, familia, conocidos, compañeros de trabajo, siempre acabamos comentando la falta de tiempo que tenemos hoy en día.

Soy una persona a la que le gusta hacer muchas cosas, no se estar quieto. Hasta hace siete años, mi vida se limitaba a dos cosas: trabajar muchas horas y en mi tiempo libre, hacer deporte junto a mi mujer.

¡Que fácil era todo entonces!

En abril de 2012 nació nuestro primer hijo, Marc. Llevábamos 14 años casados, pero no fue hasta entonces que decidimos ampliar la familia. Imagino que como todos lo que vivimos esta experiencia, nos volvimos locos de felicidad.

Como tengo una cierta obsesión por tener las cosas controladas, con mucha antelación ya teníamos todos los utensilios necesarios para la llegada del bebé. Y como la mayoría de padres primerizos, caímos en el error de comprar un montón de cosas que nunca llegamos a utilizar… Supongo que forma parte del aprendizaje del oficio de padres.

Los dos primeros años fueron un poco más complicados a la hora de organizarnos. En nuestro caso, no teníamos a nadie con quien poder contar cuando Marc se ponía enfermo y esto es seguramente, lo que más dolores de cabeza nos dio.

Llamadas a horas intempestivas, cientos de mensajes a posibles canguros que justo en el momento en que lo necesitábamos  no tenían disponibilidad, nervios, tensión en casa… ¡Un poco caótico!

Poco a poco aprendimos a controlar la situación, hasta que en 2016 nació Mariona. Un segundo hijo es muy diferente, no tienes tantas manías, prácticamente no compras nada, y si encima han pasado más de 4 años, olvidas muchas cosas.

La sensación fue la de volver a empezar, mismos momentos complicados, mismas tensiones y un añadido…¡Éramos uno más!

Las preocupaciones del primero, multiplicadas por dos. Eso sí, hay algo que no cambia, y es el sentimiento de amor infinito e incondicional que se siente al ser padre.

No hay demasiado secreto, a los dos años, todo empezó a estar más controlado y, aunque Mariona es mucho más “gamberra” que su hermano, hemos aprendido a gestionarlo.

Gracias a un compañero de trabajo, conocimos Cangurs de Guàrdia. La verdad es que ha sido una ayuda increíble y al menos, ahora no tenemos que estar sufriendo cuando alguno de los dos peques se pone enfermo de repente.

Al final, hemos conseguido organizarnos, somos increíblemente felices con la maravillosa familia que hemos creado y hasta hemos vuelto a hacer deporte y tener tiempo para nosotros. Eso nos hace estar bien y es fundamental para transmitir tranquilidad y felicidad a nuestros hijos.


Sobre la autoria.