A tu lado. Con tus niños. / ACCESO ESPAI

El tempsPero, ¿cuál es el problema? A menudo, para ocuparnos de nuestros hijos, necesitaríamos uno, dos y hasta tres duplicados de nosotros. Desgraciadamente, de momento, esto no es posible. Os hablaremos de todas esas situaciones que a nosotros nos vienen rápidamente a la cabeza cuando pensamos en explicar cuál es el problema, a pesar de estar seguros que a vosotros os vendrán otras: [list gdl_icon type=”icon-plus” color=”#222″ size=”12px”]

  • La primera, y en este caso sí la más importante, cuando os levantáis cualquier día laborable alrededor de las 7 de la mañana y vuestro hijo/a, está con una febrada y vosotros con una agenda de lo más apretada posible.
  • Una segunda escena, podría ser aquella en la cual os encontráis a punto de hacer vuestra intervención magistral en una reunión y una llamada telefónica desde el colegio os hace saber que la febrada, esta vez, le ha cogido a media mañana y si podéis ir a buscarlo.
  • También está aquella en la que lo tenéis todo planificado para salir temprano por la tarde para ir a buscar al hijo/a a al colegio, y sale un imprevisto al trabajo que, como no, es para ayer y, además, sólo lo podéis resolver vosotros.
  • O cuando después de una larga jornada laboral ya estáis en casa con todos/as los hijos/as a punto de sentarse a cenar y, de repente, os tenéis que ir de urgencias porque parece que el más grande se ha metido una moneda de 5 céntimos por la nariz. Y ahora, ¿qué haréis con el resto de niños?
  • En el supuesto de que el hijo/a lleve más de 48 horas con fiebre y no le baja, y vosotros tenéis que marchar de viaje por trabajo, y alguien de confianza lo tendría que llevar a su pediatra para hacerle un seguimiento y ver qué tiene.
  • Si se tiene que hacer una radiografía del pie izquierdo porque parece que va un poco cojo y su pediatra le ha recomendado que se la haga. Cómo es una prueba médica que, hasta que no la vea el médico, no será concluyente, no consideráis imprescindible vuestra presencia, pero si es necesario que alguien de confianza lo acompañe durante un par o tres de horas.

  • [/list] En definitiva…

    Todas aquellas situaciones que rompen el precario equilibrio de la logística diaria para llegar a cumplir con todas las obligaciones, y que te dejan completamente descolocado/a